miércoles, 19 de febrero de 2014

Monumentos de Encinasola










La Iglesia parroquial de San Andrés Apóstol de Encinasola, es un edificio exento que se sitúa en el centro de la villa, rodeado por un caserío dispuesto según un viario de forma radial.


El templo se levanta en el siglo XVI, y en su construcción participaron Diego de Riaño, Martín de Gainza y Hernán Ruiz II. En alguna ocasión, y debido a sus gruesos muros, se ha sugerido que este templo pudo ser concebido como iglesia-fortaleza, pero no asumimos esa presunción, especialmente porque carece de aberturas desde las que pudiera llevarse a cabo algún tipo de defensa. Sólo la torre, que se construye tras el terremoto de Lisboa (1755) sustituyendo a la primitiva espadaña, presenta unas aberturas en forma de aspilleras, de las que hay constancia de que durante la Guerra de Restauración fueron utilizadas con dicho fin.


















El Fuerte de San Felipe y Peña se encuentra en el municipio de Encinasola, provincia de Huelva.
Fue construido en el siglo XVI, dedicado a Felipe II, para reforzar la frontera con Portugal.

Durante la Guerra de la Restauración de Portugal (siglo XVII), se multiplicaron las algaradas de castellanos y portugueses en los dominios de sus vecinos. Como ejemplo cabe comentar que las Casas Consistoriales de Encinasola fueron incendiadas en una razia portuguesa y no se reconstruyeron hasta al siglo XVIII. Ante estas amenazas la población se refugiaba en los fuertes de San Juan y San Felipe, construidos a final del siglo XVI.

Estas fortalezas se mantuvieron en buen estado hasta la Guerra de Sucesión, momento en que la población tomó partido por el futuro Felipe V e impidió la entrada de la tropas del Archiduque Carlos. Por esta razón Felipe V otorgó a la villa un escudo de armas con una encina con campo blanco.


Durante la Guerra de la Independencia, la población se hizo fuerte en los baluartes de San Juan y San Felipe ante las tropas francesas comandadas por el general Garsan, que combatía a la división del General Ballesteros, establecida en la Sierra de Huelva. Después de diez días de asedio, capituló y las tropas francesas se ensañaron con la población. La artillería de los fuertes fue desmontada, inutilizada y enterrada en la afueras de la población. Parte de ella se recuperó y sirvió de soporte a las barandillas del Paseo Chico.






Fuerte de San Felipe

Fuerte de San Felipe













 Torre de San Juan.

Se trata de un fuerte que protegía a la ciudad frente a las incursiones portuguesas. La torre de San Juan se ha integrado actualmente en el casco urbano y constituye un fortín. Construido en mampuesto y ladrillo presenta un baluarte exterior en forma de estrella de cuatro puntas con muros en talud y una torre interior en su centro, de planta cilíndrica, con tres pisos de altura.

La torre baluarte de San Juan constaba de una plataforma superior donde se encontraban montados dos o tres cañones de grueso calibre, nivel intermedio al cual se accedía mediante un puente levadizo que salvaba un pozo de planta cuadrada de 30 metros aproximadamente. es una torre circular de mampostería con desniveles unidos por escalera de caracol y un parapeto artillero de planta cuadrada. En el nivel inferior existían dos salas o almacenes.


En la actualidad, el foso y la pasarela han desaparecido y las almenas que coronan la torre se encuentran derruidas casi en su totalidad.





Fuerte de San Juan


Fuerte de San Juan








El Puente de los Cabriles, originario del siglo XV tiene una longitud de 68,90 m. este puente sirvio para comunicar las villas de Encinasola y la Contienda. La ribera del Múrtiga, el principal cauce del Parque, declarado de interés por la Unión Europea en función de la diversidad de su fauna.

Partiendo de Encinasola, pasaremos un tramo adehesado, otro descendiente del barranco y llegaremos al del valle, surcado por el puente que debe su nombre a las grandes cabezas de carnero empleadas en su base como tajamares.


El acceso a este sendero se encuentra en la salida de Encinasola hacia Cumbres de San Bartolomé, siguiendo un tramo casi paralelo a la carretera.

puente de los cabriles.


















Dentro de la población se encuentran los restos del Castillo de Encinasola construido en tiempos de Alfonso X el Sabio y que alcanzó tal deterioro durante la Guerra de la Independencia contra los franceses.































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada